Psicología

El idioma puede afectar a cómo percibimos el dolor en bilingües

Damos por sentado el hecho de que sentimientos como el amor, la felicidad o el dolor se describen con diferentes palabras y expresiones en todos los idiomas. Pero, ¿estas diferencias en la forma en que expresamos estos sentimientos en diferentes idiomas también están vinculadas a diferencias en las sensaciones mismas? ¿Un evento doloroso como un dedo golpeado o una picadura de abeja dolería menos si un bilingüe optara por describirlo o pensarlo en español en lugar de en inglés?

El dolor se percibe diferente en función de la cultura y el idioma

Un nuevo estudio de la Universidad de Miami sugiere que el idioma que habla una persona bilingüe puede afectar sus sensaciones físicas, dependiendo de la asociación cultural vinculada a cada lengua vernácula.

| También podría interesarte: 10 preguntas y respuestas sobre el bilingüismo

Damos por sentado el hecho de que sentimientos como el amor, la felicidad o el dolor se describen con diferentes palabras y expresiones en todos los idiomas. Pero, ¿las formas en que expresamos estos sentimientos en varios idiomas también están ligadas a las diferencias en las sensaciones mismas? ¿Un evento doloroso como un dedo golpeado o una picadura de abeja dolería menos si un bilingüe optara por describirlo o pensarlo en español en lugar de en inglés?

Este tipo de preguntas fueron fundamentales para el desarrollo de un estudio reciente de Morgan Gianola, estudiante de posgrado en psicología de la Universidad de Miami, junto con su asesora, Elizabeth Losin, profesora asistente de psicología y directora del laboratorio de Neurociencia Social y Cultural de la Universidad de Miami. y María Llabre, profesora y directora asociada del Departamento de Psicología de la Universidad de Miami. El estudio, «Efectos del contexto del lenguaje y la identidad cultural en la experiencia del dolor de los bilingües español-inglés», se publica en la revista Affective Science y aparecerá como parte del número especial de la revista sobre «Lenguaje y afecto».

El Laboratorio de Neurociencia Social y Cultural utiliza interacciones experimentales entre los participantes de la investigación para evaluar cómo los factores sociales, como el idioma que hablan o la identidad cultural que expresan, pueden influir en las respuestas al dolor y otros comportamientos clínicamente relevantes. Gianola se unió a este laboratorio para investigar cómo los entornos sociales y el aprendizaje cultural pueden ser relevantes para percepciones aparentemente tan objetivas e inherentes como el dolor.


| También podría interesarte: El cerebro procesa la lengua de signos igual que la hablada o escrita, según nuevo estudio

En el estudio, 80 participantes hispanos / latinos bilingües de las comunidades de la Universidad de Miami y el condado de Miami-Dade visitaron el laboratorio para participar en sesiones de prueba separadas en inglés y español. Durante ambas sesiones, recibieron un procedimiento de inducción del dolor, cuando un experimentador aplicó calor doloroso en la parte interna del antebrazo. La principal diferencia entre las dos visitas experimentales fue el idioma que se hablaba (inglés o español), mientras que el doloroso procedimiento no cambió. Los participantes proporcionaron calificaciones subjetivas de su dolor y también se monitorearon sus respuestas fisiológicas (es decir, su frecuencia cardíaca y sudoración de las palmas).

Gianola explicó que este estudio se inspiró en investigaciones previas en el campo de la “relatividad lingüística”, que ha mostrado diferencias entre hablantes de inglés y español en procesos cognitivos como la memoria para eventos específicos o la categorización de objetos. Estas diferencias cognitivas también se observan entre personas bilingües cuando cambian entre contextos en inglés y español. Gianola esperaba aclarar cómo esas diferencias psicológicas entre idiomas también podrían relacionarse con cambios en las experiencias físicas y emocionales, como el dolor.

“Todos nuestros participantes se identificaron como biculturales”, dijo Gianola. “Después de cada sesión experimental, les pedimos que completaran encuestas sobre aspectos como la frecuencia con la que usan cada idioma [inglés y español] y qué tan fuertemente se relacionan e identifican con el lado hispano y estadounidense de su identidad cultural. Lo interesante que encontramos fue que, en lugar de que los participantes siempre mostraran puntuaciones de dolor más altas en español, por ejemplo, tendían a informar un dolor más intenso y mostraban respuestas fisiológicas más amplias al dolor cuando hablaban el idioma de su identidad cultural más fuerte».

| También podría interesarte:  Escuchamos lo que queremos escuchar: percibimos los sonidos en función de las expectativas previas

Según los hallazgos del estudio, los participantes que se relacionaron más con la cultura hispana mostraron un mayor dolor al hablar español, mientras que más participantes identificados en Estados Unidos informaron un mayor dolor en inglés. Las personas que tenían un compromiso bastante equilibrado con la cultura hispana y estadounidense tenían resultados de dolor que no diferían mucho entre los idiomas. El estudio también sugiere que las respuestas corporales al dolor desempeñaron un papel más importante en la determinación de las calificaciones del dolor entre los participantes bilingües más hispanos.

“Este estudio destaca, en primer lugar, que las comunidades hispanas / latinas no son monolíticas y que los factores que afectan las respuestas psicológicas y fisiológicas de los bilingües al dolor pueden diferir entre las personas”, dijo Gianola. «También vemos que el lenguaje puede influir en una percepción tan aparentemente básica como el dolor, pero que las asociaciones culturales que las personas llevan consigo pueden dictar hasta qué punto el contexto del lenguaje marca la diferencia».

En el futuro, los investigadores están desarrollando nuevos experimentos para abordar aún más el papel que desempeña el lenguaje al influir en la cognición y la percepción entre los hablantes bilingües. Como parte de un proyecto de tesis, Gianola planea investigar los procesos cerebrales que contribuyen a los efectos encontrados en este estudio más reciente.

 

| También podría interesarte: Los hemisferios cerebrales sincronizan lo que escuchamos a través de ondas gamma

 

Fuente y referencias

Fuente: Universidad de Miami

Referencia del estudio:

Morgan Gianola, Maria M. Llabre, Elizabeth A. Reynolds Losin. Effects of Language Context and Cultural Identity on the Pain Experience of Spanish–English BilingualsAffective Science, 2020; DOI: 10.1007/s42761-020-00021-x

Etiquetas
Redacción

Redacción

Añadir Comentario

Deja un comentario

Abrir el chat
1
canalpsico.com
¡Hoooola! ¿En qué puedo ayudarte? Deja tu mensaje y te contestaré pronto :)
A %d blogueros les gusta esto: