Psicología

Los estudiantes tienden a motivarse más con el tiempo gracias al sentimiento de pertenencia

estudiantes pertenencia

Los padres temen que si un estudiante de secundaria no está motivado para desempeñarse bien en las clases, no hay nada que cambie eso. Pero un nuevo estudio que siguió a más de 1.600 estudiantes durante dos años encontró que la motivación académica de los estudiantes a menudo cambiaba, y generalmente para mejor.

Los resultados mostraron que aumentar el sentido de pertenencia de los estudiantes en la escuela era una forma clave de aumentar la motivación académica.

Nuestros resultados apuntan a una imagen más esperanzadora para los estudiantes que comienzan con niveles más bajos de motivación: tienden a cambiar hacia perfiles más adaptativos con mejores características motivacionales con el tiempo“, decía Kui Xie, autor principal del estudio y profesor de educación estudios en la Universidad Estatal de Ohio.

| También podría interesarte: Descubren por qué se pierde la motivación por aprender con la edad

Los estudiantes tienen múltiples motivaciones

El estudio encontró que la motivación era más compleja de lo que se suponía. Los estudiantes suelen tener múltiples tipos de motivación que impulsan su comportamiento académico. Por ejemplo, algunos estudiantes pueden estar motivados para tener un buen desempeño en la escuela tanto por su amor intrínseco por el aprendizaje como por el deseo de conseguir un buen trabajo después de graduarse.

Los resultados colocaron a los estudiantes en seis perfiles diferentes, desde el peor, que estaba desmotivado (aquellos que no estaban motivados en absoluto) hasta el mejor, con motivación autónoma, lo que significa que el estudiante tenía un deseo interno de aprender, sin necesidad de influencia externa.

El estudio se publicó recientemente en la revista Journal of Educational Psychology. El estudio involucró a 1.670 estudiantes en 11 escuelas secundarias públicas en el centro y noreste de Ohio que estaban en los grados 9 a 11 cuando comenzó el estudio. Los estudiantes completaron encuestas que evaluaron su motivación en dos años escolares consecutivos.

La motivación se midió preguntando a los estudiantes cuánto los describían enunciados como estos: “Voy a la escuela porque experimento placer y satisfacción mientras aprendo cosas nuevas” y “Voy a la escuela porque necesito al menos un diploma de escuela secundaria para encontrar un trabajo más adelante.”

| También podría interesarte: Dormir poco puede provocar depresión en adolescentes

Sentimiento de pertenencia al colegio

La pertenencia a la escuela se midió el primer año en una encuesta que preguntaba a los estudiantes qué tan verdaderas eran para ellos declaraciones como esta: “Me siento como una parte real de esta escuela“.

De los seis perfiles de motivación, los investigadores consideraron dos de ellos desadaptativos, dos de ellos adaptativos y dos en el medio. Los perfiles desadaptativos caracterizaron a los estudiantes que no tenían ninguna motivación o solo estaban motivados para ir a la escuela porque se vieron obligados.

Estos son los estudiantes que están en mayor riesgo de abandonar la escuela si no podemos encontrar mejores formas de entusiasmarlos con la escuela“, comentaba Xie, quien dirige el Laboratorio de Investigación del Estado de Ohio para el Aprendizaje Digital.

| También podría interesarte: La motivación depende de cómo el cerebro procesa la fatiga

Los dos perfiles más adaptables incluyeron estudiantes que estaban completamente motivados por su amor por aprender, o que combinaban el amor por aprender con algunas motivaciones externas, como el deseo de ingresar a una buena universidad.

Muchos estudiantes cambiaron sus perfiles entre el primer y el segundo año del estudio, dijo Xie. Dependiendo del perfil en el que comenzaron, entre el 40% y el 77% cambiaron. Si bien los estudiantes cambiaron en todos los perfiles, la mayoría de las veces cambiaron a uno de los perfiles más adyacentes.

Hubo un cambio positivo general en la motivación de los estudiantes, mostraron los resultados. Por ejemplo, el 8% de los estudiantes se encontraba en el perfil más adaptativo, motivado de manera autónoma, en el primer año, y eso aumentó al 11,4% en el segundo año. El perfil menos adaptativo, el desmotivado, describió al 2.8% de los estudiantes en el primer año, cayendo al 2.1% en el segundo año.

| También podría interesarte: El abuso de redes sociales triplica la probabilidad de depresión, según nuevo estudio

La otra buena noticia del estudio fue que los perfiles motivacionales más adaptativos tendían a ser los más estables en cuanto a membresía entre el primer y el segundo año, según Xie. “Eso significa que si podemos encontrar mejores formas de motivar a los estudiantes, si podemos conseguir que tengan un mejor perfil, tienden a permanecer allí“, dijo.

¿Por qué los estudiantes tienden a moverse en una dirección positiva en términos de motivación? “Una razón puede ser simplemente porque son un año mayores y más maduros en su desarrollo“, decía.

Pero el estudio encontró otros dos factores que afectaron la probabilidad de que estuvieran más motivados. Uno, como era de esperar, fue un logro anterior. Los estudiantes que tenían promedios de calificaciones más altos el primer año tenían más probabilidades de cambiar o permanecer en perfiles caracterizados por niveles más altos de motivación académica en el segundo año del estudio.

El otro factor fue la pertenencia a la escuela, ya que los estudiantes que se sentían más parte de su escuela en el primer año tenían más probabilidades de mudarse o permanecer en un perfil más adaptativo en el segundo año.

Esta puede ser un área en la que podemos ayudar a los estudiantes a estar más motivados“, argumentaba Xie. “La pertenencia es algo que las escuelas pueden cambiar. Pueden encontrar formas de ayudar a los estudiantes a sentirse parte de la comunidad escolar”.

Estos resultados confirman los de un estudio similar de Xie y sus colegas, publicado el año pasado en la revista Contemporary Educational Psychology, que encontró los mismos seis perfiles motivacionales, más uno más, en una muestra diferente y mucho más grande de estudiantes.

Debido a que el estudio anterior involucró a 10,527 estudiantes, podría identificar un perfil más raro que no se vio en este tamaño de muestra más pequeño, dijo.

En general, ambos estudios sugieren que las escuelas deberían evaluar de manera rutinaria la motivación de los estudiantes para identificar a los estudiantes que están en mayor riesgo de deserción o de bajo rendimiento. Luego, las escuelas pueden crear programas de intervención personalizados que se dirijan a los estudiantes en función de su perfil motivacional, dijo.

Lo más importante es que, con un plan de evaluación de rutina sobre la motivación de los estudiantes, las escuelas pueden implementar intervenciones antes de que los estudiantes se retiren o abandonen las actividades académicas. “Cuando diseñamos intervenciones, debemos pensar en cambiar gradualmente a los estudiantes a perfiles más adaptables“, según Xie. “Necesitamos adaptar las estrategias de motivación a perfiles específicos. No existe una estrategia universal que funcione para todos los grupos“.

El estudio fue apoyado por el Departamento de Educación de Ohio. Los coautores del estudio son Vanessa Vongkulluksn de la Universidad de Nevada-Las Vegas; Sheng-Lun Cheng de la Universidad Estatal Sam Houston; y Zilu Jiang, estudiante de posgrado en Ohio State.

Fuente y referencias

Fuente original: Universidad Estatal de Ohio

Referencia del estudio:

Kui Xie, Vanessa W. Vongkulluksn, Sheng-Lun Cheng, Zilu Jiang. Examining high-school students’ motivation change through a person-centered approach.Journal of Educational Psychology, 2021; DOI: 10.1037/edu0000507

 

Redacción

Añadir Comentario

Deja un comentario

Abrir el chat
1
canalpsico.com
¡Hoooola! ¿En qué puedo ayudarte? Deja tu mensaje y te contestaré pronto :)
A %d blogueros les gusta esto: