Neurociencia neuropsicología Psicología

Cuanto más tiempo permanece la negatividad en el cerebro más infelices somos, según nuevo estudio

cerebro persistencia felicidad

Suponga que deja caer su café de la mañana y salpica por todas partes. Más tarde, un colega pasa a saludar. ¿Se queja usted de un reconocimiento irritable o la saluda alegremente?

En un nuevo estudio sobre la actividad cerebral dirigido por psicólogos de la Universidad de Miami, los investigadores encontraron que la forma en que el cerebro de una persona evalúa los estímulos negativos fugaces, como esa taza caída, puede influir en su bienestar psicológico a largo plazo.

Una forma de pensar al respecto es que cuanto más tiempo su cerebro se aferra a un evento o estímulo negativo, más infeliz reporta ser“, dijo Nikki Puccetti, Ph.D. candidato en el Departamento de Psicología y autor principal del estudio publicado el lunes en la revista Journal of Neuroscience. “Básicamente, encontramos que la persistencia del cerebro de una persona en aferrarse a un estímulo negativo es lo que predice experiencias emocionales diarias más negativas y menos positivas. Eso, a su vez, predice qué tan bien creen que les va en la vida“.

| También podría interesarte: Crecimiento económico y percepción de bienestar: la felicidad cuesta poco

La mayoría de la investigación en neurociencia humana analiza la intensidad con la que el cerebro reacciona a los estímulos negativos, no cuánto tiempo el cerebro se aferra a un estímulo“, dijo Aaron Heller, autor principal del estudio y profesor asistente de psicología. “El desbordamiento: cómo el colorido emocional de un evento se extiende a otras cosas que suceden. Comprender los mecanismos biológicos de eso es de vital importancia para comprender las diferencias en la función cerebral, las emociones diarias y el bienestar“, agregó.

Para su estudio, los investigadores se propusieron aprender cómo las diferentes reacciones en el cerebro a imágenes emocionales se relacionan con experiencias emocionales momentáneas en la vida diaria e incluso con el bienestar psicológico a lo largo del tiempo. Plantearon la hipótesis de que la amígdala, la estructura en forma de almendra a ambos lados del cerebro que evalúa los estímulos y apoya la emoción y la memoria, jugó un papel importante.

Confirmaron sus sospechas analizando datos del estudio Midlife in the United States (MIDUS), uno de los estudios longitudinales más ricos y singulares sobre la salud y el bienestar de miles de adultos a medida que envejecen. Iniciado por el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento en 1995, el estudio continuó en 2002 en la Universidad de Wisconsin-Madison, donde Heller obtuvo su doctorado.

| También podría interesarte: Existen pocas diferencias entre los cerebros de hombres y mujer, según reciente estudio

La amígdala clave en el proceso emocional

Con otros investigadores afiliados al proyecto MIDUS, Puccetti y Heller analizaron datos de 52 participantes del MIDUS que habían completado un cuestionario sobre su bienestar psicológico y, en una llamada telefónica nocturna, informaron los eventos estresantes y las emociones positivas y negativas que habían experimentado cada uno. .día durante aproximadamente una semana. Los sujetos del estudio también se sometieron a escáneres de imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI) que midieron y mapearon su actividad cerebral mientras veían y calificaban 60 imágenes positivas y 60 imágenes negativas, intercaladas con 60 imágenes de expresiones faciales neutrales.

Al conectar los datos de los cuestionarios, los diarios telefónicos diarios y las instantáneas cerebrales de las fMRI, los investigadores determinaron que las personas cuya amígdala izquierda se aferraba a estímulos negativos durante menos segundos tenían más probabilidades de informar más emociones positivas y menos negativas en su vida diaria. – que se extendió a un bienestar más duradero con el tiempo.

Por el contrario, las personas cuya amígdala izquierda reaccionó de manera más persistente a las imágenes negativas a lo largo del tiempo informaron más emociones negativas y menos positivas en su vida diaria.

Puede ser que para los individuos con mayor persistencia en la amígdala, los momentos negativos se amplifiquen o prolonguen al imbuir momentos no relacionados que siguen con una valoración negativa“, afirmaron los autores. “Este vínculo cerebro-comportamiento entre la persistencia de la amígdala izquierda y el afecto diario puede informar nuestra comprensión de evaluaciones de bienestar más duraderas y a largo plazo“.

Y podría explicar, dijo Puccetti, por qué algunas personas podrían dejar que una taza de café caída arruine su día, mientras que otras no lo pensarían otra vez después de limpiar el desastre. También es la razón por la que espera repetir algún día el estudio con sujetos que, a diferencia de los participantes del MIDUS, tienen un alto riesgo de desarrollar depresión o ansiedad.

Podría darse el caso de que estén mostrando una persistencia aún mayor y eso es algo que nos puede decir por qué podrían ser más propensos a desarrollar un trastorno psiquiátrico“, anotó Puccetti.

Fuente y referencias

Fuente original: Universidad de Miami, escrito por Maya Bell

Referencia del estudio:

Nikki A. Puccetti, Stacey M. Schaefer, Carien M. van Reekum, Anthony D. Ong, David M. Almeida, Carol D. Ryff, Richard J. Davidson, Aaron S. Heller. Linking Amygdala Persistence to Real-World Emotional Experience and Psychological Well-BeingThe Journal of Neuroscience, 2021; JN-RM-1637-20 DOI: 10.1523/JNEUROSCI.1637-20.2021

Redacción

Añadir Comentario

Deja un comentario

Abrir el chat
1
canalpsico.com
¡Hoooola! ¿En qué puedo ayudarte? Deja tu mensaje y te contestaré pronto :)
A %d blogueros les gusta esto: